+54 - 03754 - 423900 (Líneas Rotativas) / Fax: 423946 sugerencias@ctm.com.ar

Momento de realización del subsolado y curvas de nivel, con inclusión de terrazas para frenar la erosión hídrica.

Una tarea de vital importancia, antes de comenzar la etapa de plantación de tabaco, es la preparación del terreno, no solo para obtener buenos resultados sino también, para lograr mayor sustentabilidad, con un manejo adecuado de suelos y materia orgánica.

Lo primero y fundamental es realizar una correcta elección del lote que tiene que ver con el tipo de suelo, fertilidad, pendiente y acidez.  Incluso un factor importante para la elección del terreno, es la cercanía del mismo al galpón, pensando en optimizar las labores de traslado en la etapa de cosecha.

Lo segundo y de acuerdo a las características del lote elegido es la definición del tipo de manejo que se va a brindar a estos terrenos.

En el caso de lotes antiguos, continuamente trabajados, que es la mayoría de los casos en Misiones; se deberá preparar el terreno (dentro de lo posible) mediante trabajo de grada, surcos y subsolado, dándole máximo poder de filtración de agua y mejorando el aireado del mismo.  Con esto, se trata de evitar la erosión y pérdida de nutrientes. Lógicamente, se debe incluir en este manejo la sistematización que es fundamental: las curvas de nivel, la rotación de cultivos y la cobertura de abonos verdes para el aporte de materia orgánica.

Una vez seleccionado el terreno, se procede a hacer el marcado de curvas de nivel, y luego el trabajo de grada y subsolado. 

Este trabajo es muy importante para este tipo de lotes porque las raíces también tienen mayor facilidad de penetración, lo que influye en una notable mejora de la calidad de la planta, ya que se obtiene un suelo suelto, y con muy buen drenaje.
Otro punto para destacar, es el hecho de que se le provee mayor resistencia a la erosión, con estos métodos de labranza. Al estar la capa arable a más profundidad (60 cm. aproximadamente), se evitan los corrimientos de agua, que se llevan no solo nutrientes, sino el propio suelo de nuestras chacras.

De esta manera, desde CTM apostamos con medidas concretas al mantenimiento de nuestros terrenos, brindándoles nutrientes, mejorando su productividad y ampliando su vida útil, además de hacer fuerte hincapié en las tareas del cuidado del medio ambiente.